viernes, 10 de septiembre de 2010

Movimiento y quietud


Pilar Vidal Clavería (Barcelona): Casa de turismo rural Chon-Kemin, 2010

6 comentarios:

Mercedes González dijo...

Esta fotografía me produce desasosiego. La perspectiva del columpio induce a pensar que embestirá al estático banco.

Dentro del movimiento, la quietud, como el propio planeta, como el universo.

Besos sosegados

Ofelia dijo...

La foto es genial y el diseño del jardín, también. Puro surrealismo.
Felicidades por la toma

Montse dijo...

No es el jardín de las delicias, pero seguro que a los niños les encanta columpiarse ahí y a los abuelos sentarse a mirarlos ¡una combinación deliciosa!

Pilar Vidal Clavería dijo...

Este columpio era especial ya que no te sentabas en la tabla sino que te ponías de pie sobre ella y el movimiento resultaba perpendicular a la situación del banco, por lo que no había peligro para los que estuvieran allí sentados.

Un abrazo a las tres

enric batiste dijo...

En un parque infantil que había a mediados de los 90 en el pueblo de Gualba, en el Montseny, podías encontrar una instalación de características similares: una tabla horizontal para balancearte derecho y de lado en paralelo al suelo, y un columpio de corte y uso más tradicional.

Esta doble manera de moverse daba pie a las más fantásticas aventuras: partían de viaje Ferran y Guillem, a sus 5 y 3 añitos recién cumplidos, cada uno en su corcel, o en su nave, hacia los destinos más lejanos o más insospechados, y, lo mejor de todo, cada cual tenía que hacer frente a los enormes contratiempos y graves dificultades propias del modo que había escogido para viajar; a todo eso se añadía el placer simultáneo de la conversación con el otro, o el monólogo escuchado de soslayo, mientras seguía el curso de la aventura.

Ya lo he dicho alguna vez y lo repito ahora:

"La literatura [la imaginación, la creatividad, el arte...] es la infancia al fin recobrada" (Georges Bataille)


Mercedes, Ofelia, Montse, Pilar, todo cuanto escribo [imagino] es gracias a vosotras. "Quien comanda el oído es el lector" (Italo Calvino). A vosotras me encomiendo.

Elvira dijo...

Me gusta este banco y el lugar donde está.

Un abrazo a todos