miércoles, 28 de septiembre de 2011

Esparando al otoño...

Martha Ros (Espolla): La Cerdanya, 2011

5 comentarios:

Pilar Vidal Clavería dijo...

¿Esparar? ¿Quizás una combinación de espantar y esperar?

El gato no se inmuta, voy a sentarme y a dejar caer las hojas mientras conversamos.

Besos de otoño

Isabel dijo...

Mientras que la negrura del gato no lo estropee, que espere cuanto quiera...

Aquí me quedaré... dijo...

Genial, Pilar.
Pensé que era "esperar" en vuestro idioma. Veo que no.

La fotoes preciosa y llamativa. Me parece que nunca he visto un banco con ese color.

Felicidades, Martha.

Ayer he comido las primeras castañas y estaban delicosas. Llevo varias y os espero junto al gato.

Besos

Rayuela dijo...

llegué,chicas! "esparemos" juntas, gato incluído.

besos*

Montse dijo...

¡Caray con el otoño!
Lo pone todo lleno de hojas ¿Me traigo la escoba (que no es de bruja) y lo barremos o nos sentamos a comer castañas?
Yo, lo que sea, con tal de estar de nuevo con todos!