martes, 7 de diciembre de 2010

Subiéndose al balcón

Marisa Cabanillas (Sant Cugat del Vallès): Puigcerdà, 2010

9 comentarios:

Pilar Vidal Clavería dijo...

Me gusta descansar en el banco con esa luz cálida que llega del sol, y escuchar la música que se oye tras la ventana abierta del balcón.

Hoy se escuchan las Palabras para Julia y me mantengo en la esperanza

Besos para todos

giovanni dijo...

Acabo de escribir en mi blog algo sobre embellecer un balcón. En España el embellecimiento de un balcón es o era muy normal, como lo muestra este balcón y cientos de miles de balcones más, pero en Holanda es excepcional. Como Pilar dice, este banco es muy atractivo por esa luz cálida, la música y yo agregaría, también por esa planta (árbol?) que sube. He comprado la casa donde vivo por una planta que subió al lado de un balcón que antes estaba detrás de nuestra casa.

Besos

Mercedes González dijo...

Uy, me he asomado al balcón y te he visto sentadita. Espera, pongo a Paco Ibáñez más bajito y bajo enseguida.

A ver quién más nos acompaña hoy en este sol cálido de la tarde.

Besitos en la espera

Rayuela dijo...

este banco es maravilloso! y esa enredadera!
me siento con Pilar, a escuchar la música...

besos a todos*

Dona invisible dijo...

Guanyarà la natura a la cultura? Segur que sí, sempre :-)
Acabo de descobrir que també tens un bloc!
Una abraçada.

Aquí me quedaré... dijo...

Vengo de viaje un poco cansada y sentarme y hablar en ese rinconcito será maravilloso.
Cuando descanse, me subo al balcón y me pido ser Julieta. ¿Vale?

Un abrazo a todas las asistentes

Ofelia dijo...

Abrigadita me uno a la tertulia del banco que sube al balcón o del balcón que baja al banco.
Besos a tod@s***

giovanni dijo...

Extraño, ayer había escrito un comentario, pero no salió. Dije que la luz cálida invitaba a sentarse y que el adornar de un balcón es (o era?) muy normal en España (y Francia e Italia), pero no en Holanda, y que había escrito algo sobre el adorno de un balcón en mi blog. Además, dije que la planta (árbol) hace aún más atractivo el lugar, igual que la planta que subió al lado de un balcón creó un amor inmediato por la casa donde vivo. Esa planta ya no está (a causa del cambio de balcón), pero su imagen está todavía en un T-shirt mío. La tertulia del banco suena atractiva, con varias Julias. Parece que hace falta Romeo, pero no estoy seguro, me parece que nos divertimos también sin él.

Besos

enric batiste dijo...

Giovanni, ocurre a veces que
ese ojo impertérrito de Google
fagocita en su blogger vigilante
comentarios que me tendrían que
llegar a mi correo... Recupero
ahora el comentario que enviaste.

Abrazos comentados por escrito