sábado, 27 de noviembre de 2010

Andar sobre dos ruedas

Serrat Ros (Gualba), Ricard Perich (Sabadell): Bremen, 2010

12 comentarios:

Rayuela dijo...

nunca ví banco tan extraño...lo miro y lo remiro...no sé por qué, pero me da frío...y bueno,no veo a ninguno de los chicos por aquí,me sentaré a esperarlos...
y después,andaremos!

besos a todos*

giovanni dijo...

Podría servir como un tren de fantasía en que se anda al lugar de preferencia o simplemente se anda, sin destino. Otra posibilidad sería usar el banco como punto de encuentro y después andar a otro sitio donde otro banco nos espera. Hay tantas posibilidades...

Besos

Montse dijo...

Gracias por la espera, amiga ¡ya llegué! nos podemos dar un paseo con los bancos que circulan ¡qué raro se hace ver un banco que camina!
Los bancos son para que descanse el caminante ¿no?

Besitos ^_^

Pilar Vidal Clavería dijo...

Tarde, pero llego, si que es curioso este banco, parece que está algo perdido, como si fuera una atracción de feria desubicada.

Besos en interrogante

Aquí me quedaré... dijo...

Niñas y niño.

Yo no empujo ese banco que debe pesar mucho.Además debe quedarse (con perdón) el culete muy frío

Parece material reciclado. LLantas de tren o de camiones.

Un abrazo y buenos días

Rayuela dijo...

Eso aquí me quedaré!el culete queda frío!
yo tampoco empujo...

y como dice Pilar...el pobre banco está perdido...

Mercedes González dijo...

Bueno, entre todos podemos hacer rodar el banco, no está mal tener la experiencia de ver la vida sentado para apreciar cómo la viven otros. Si hay sillas de ruedas, por qué no bancos de ruedas?

Besitos rodados, de una que entiende de esto

Aquí me quedaré... dijo...

Buenos días, Mercedes:
Lo de no empujar es una broma. El banco está anclado al suelo en Bremen debe hacer un frío, bastante intenso.

Si hay que empujar, empujo y lo haré muy a gusto. No sería ni la primera vez y tampoco la última.

Eso sí, tendrás que invitarme a chocolate con churros ¿vale?

Un abrazo

Anónimo dijo...

Pues sí, el banco està aferrado en Bremen, concretamente en la estación de tren de la misma ciudad. Yo lo encuentro original.

Bay,Bay

Mercedes González dijo...

Eso está hecho...!! es tarde para traer el chocolate y los churros? mira que si ya se fueron, me los como yo!!

Ciao

Aquí me quedaré... dijo...

Mercedes, no vale comerse todo...
Puedo esperar un mes por lo menos.
No imaginas lo que me gusta el chocolate con churros o las castañas asadas.

Besos

enric batiste dijo...

A ver si se convierte esta entrada
en una comilona de "grande bouffe".

Un beso bien dispuesto a traer tazas