martes, 23 de noviembre de 2010

Entre Gaudí y Jujol

Elvira Coderch (Barcelona): Parque Güell, 2010


Robado a Elvira, de su blog Flores y palabras


Tendré que convertirme en un ratero
y robarte los bancos de esta entrada
de espacios recreados que son públicos
e invitan simplemente a conversar.
Y un beso en este espacio original.

enric

10 comentarios:

Pilar Vidal Clavería dijo...

Nunca me canso de contemplar este espacio, dejarme invadir por sus formas y colores, si llegamos pronto por la mañana la magía del lugar está aún más acentuada.

Un abrazo para todos

Aquí me quedaré... dijo...

Es un espacio maravilloso y cuando voy, me paso horas, sentada y mirando lo que pasa alrededor.
Y el poema, como todos los tuyos, me gusta, crea un espacio de intimidad pública, fantástica

Ofelia dijo...

Cada vez que me siento en un banco del Parque Guell es como si entrara en la máquina que detiene el tiempo. Es alucinante porque siempre hay mucha gente y barullo, pero entro en un estado de....no es meditación, es como si los dos hemisferios cerebrales fueran uno.
Y creo que no sólo me pasa a mi, sólo hay que ver la cara del resto de personas.
Arte en mayúsculas, libertad en mayúsculas.
Y que decir del robo....yo no sé si le gustará a Elvira, pero cuando publicó sus fotos deseé que te enviara, al menos, una.
Un abrazo silencioso y telepático, como las conversaciones que se dan en este banco***

Mercedes González dijo...

Siempre he tenido deseos de visitarlo, por imbuirme de su color y formas, pero hasta ahora ha sido imposible. Quizás un día no muy lejano nos encontremos allí, quizás este verano...

Besos telepáticos a todos los pobladores que se sientan en el Parque Güell.

giovanni dijo...

Lo privado se transforma en público y lo público se transforma en privado. Somos un público íntimo de fotografías, poemas y otros mensajes.

Elvira dijo...

¡Encantada del robo, Enric! Y de que aquí en tu espacio vengan varios a migos a sentarse en el banco.

Besos a todos y gracias por el poema

Rayuela dijo...

oh! pero yo estaba sentada aquí con Elvira!
ahora
estoy
en
otroespaciotiempo
trasladada?
abducida?
robada?
como sea, son bellos estos bancos, producen alegría...arte con mayúsculas.

besos a todos*

enric batiste dijo...

Un ratero vozaz enloquecido se sentaba al pie de esas ventanas, cautivo por la magia del conjuro, absorto en artificio y sortilegio.
Y viéndose robar las raras joyas, a sus ojos extrañas en su origen, caía en un arrobo transitorio deslumbrado en destellos tan brillantes. Y al cabo daba preso con sus huesos en la cárcel feliz de la belleza, cleptómano febril de esas imágenes que tanto lo embriagaban y a su mente fundían en ese aire sideral que inunda lo profundo de este parque en cuevas de escalones oteantes que ascienden hasta lo alto en la montaña, donde al fin encontraba un banco público y se sentaba libre para ser...

Y un beso en este cuento conversado

Rayuela dijo...

y desde lo alto aplaudimos al poeta!!!(y al ratero)

Montse dijo...

Ladrón de arte Enric?
Pues eres buen entendedor que para ir al museo de Elvira (que tiene un auténtico museo que ya quisiera el Louvre) y llevarse los bancos más bonito/artístico/histórico de su colección, tienes mérito.
Como en las películas de ladrones de obras de arte, nos sentamos un ratito y nos repartimos el botín. ¡me pido el segundo!

Un beso a todos!